Facebook
Instagram
Twitter
YouTube

DIÁLOGO Y VIDA

DIÁLOGO Y VIDA

Javier Bertucci - Biografía de Vida

En virtud de la actual situación social, económica y sanitaria de Venezuela, caracterizada entre otros aspectos, por una escasez de medicamentos que atenta seriamente el cumplimiento de los tratamientos médicos indicados para atender y controlar las enfermedades, especialmente las crónicas con potencial letal o incapacitante, y por cuanto dicha situación atenta contra el derecho a la salud y el supravalor de la vida de 4 millones de venezolanos; decidí entablar una conversación y diálogo cara a cara con el presidente Nicolás Maduro.

 

La situación de escasez de medicamentos, convocó a mi conciencia e invocó a mi profunda creencia cristiana. La crisis humanitaria en materia de medicamentos es incontrovertible, el hecho de que un venezolano no pueda asumir su adquisición, cuando hubiere los medicamentos requeridos, porque el costo de los mismos se torna inalcanzable con su ingreso actual, es un drama que duele y entristece.

 

Las causas de esta situación de crisis de acceso a los medicamentos son diversas, y destaca la certeza de que no se producen suficientemente en el país porque no hay materia prima, porque no hay divisas que permitan adquirir dicha materia prima, sumado a que la mayoría del parque industrial farmacoquímico que produce medicamentos, se encuentra cerrado o se ha ido del país.

Lo anterior ha generado una escasez alarmante que derivó en una inocultable emergencia humanitaria.

 

Lo precedente, también, sacudió mi conciencia y me animó a tener un encuentro con el presidente Maduro. Identificada, analizada y categorizada la situación imperante, la debemos atender progresivamente y por etapas, de acuerdo a las posibilidades de suministrar total o parcialmente el tratamiento médico que requiere un venezolano, portador de alguna enfermedad de curso crónico y de potencial letal o incapacitante.

 

El peligro que enfrenta alguien que no pueda recuperar y/o mantener su salud, en la amenaza latente de que estos padecimientos le pueden producir, de no tratarse adecuadamente, la incapacidad total o residual, dejando secuelas psicofísicas que reducen su calidad de vida y hasta lo pueden conducir a la muerte; también, me aceró la convicción de hablar con Maduro, con el único anhelo de que autorice la apertura del canal humanitario.

 

A toda la anterior cruda y triste realidad, hay que añadir el stress emocional asociado a una persona porque no consiga oportuna y regularmente su tratamiento en la farmacia ni en ninguna parte.

 

Conmovido por todo lo anterior, consideré impostergable hablar con Maduro.
Tengo el conocimiento de que, en el país, existe un universo estimado de 4 millones de personas portadoras de enfermedades de carácter crónico, y que deben consumir diariamente algún fármaco que las controle y evite complicaciones que pueden conducir a la incapacidad o la muerte.

Las patologías crónicas que padecen las personas afectadas están dentro del patrón epidemiológico del país, y son en orden de frecuencia: la hipertensión arterial, la diabetes mellitus tipo II, las enfermedades metabólicas (hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia), y las disfunciones tiroideas (hipotiroidismo).

 

De ese primer grupo de enfermedades de curso crónico, con elevado potencial letal o incapacitante, destaca la Hipertensión Arterial (cabe destacar que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el país, y el detonante fundamental de estas patologías es la HTA) y la Diabetes Mellitus tipo II.

 

A manera de ejemplo ilustrativo: si no se trata la HTA o la DMII, indefectiblemente, el paciente sufrirá complicaciones letales o altamente incapacitantes como el infarto al miocardio, los ictus o accidentes cerebrovasculares (ACV); o, en el caso de no atenderse la DMII, el paciente concluirá el curso crónico de la enfermedad en un coma diabético, pie diabético o retinopatía diabética, entre otras patologías. Por eso consideré que era moralmente inaplazable hablar con el presidente de la República.

 

La sensibilidad social implícita en mis creencias cuyo eje de atención es el amor al prójimo, me obligó y obliga a explorar posibilidades de asistencia y/o previsión en torno a una problemática de salud en auge en nuestros hermanos.

 

Las dificultades para conseguir medicamentos para tratar sus enfermedades, especialmente las de curso crónico, que, al no ser atendidas a tiempo desmejoran su calidad de vida e incluso colocan en peligro la vida misma.

 

El supravalor de la vida de un hermano venezolano debe colocarse en el eje central de las dificultades a resolver en el país. Lo que no puede admitirse, y desde luego no resiste ninguna valoración ética, es la omisión que, ante una problemática que propios y extraños reconocen como una real emergencia humanitaria en salud, no se exploren o abran los espacios de diálogo y dispositivos necesarios para enfrentar, dicha emergencia.

 

Si el Diálogo provee Vida, nunca dejaré de practicarlo.

 

Javier Bertucci

Javier Bertucci - Tweets Recientes

  • Nos preparamos para ayudar a nuestra gente con el Recorrido Nacional de la Esperanza junto a toda la estructura de… https://t.co/sXEDGRyOLY 16 hours ago
  • Si Dios nos manda a hacer algo nuestro deber es obedecerlo aunque nos critiquen. El futuro de Venezuela ya Dios lo… https://t.co/3ndkOHuCy9 2 days ago
  • Vamos a seguir adelante. Vamos a continuar ayudando a nuestra gente. No vamos a detener los pasos que estamos dando… https://t.co/KwO82Di838 2 weeks ago
  • No permitamos que este país abandone la esperanza porque lo nuevo que viene va a requerir de la fe de cada uno. Asu… https://t.co/b7NZ3ucLD0 3 weeks ago
Javier Bertucci - Ex Candidato a la presidencia de VenezuelaJavier Bertucci - Ex Candidato a la presidencia de Venezuela